Casi 25 años después de la emisión de su último capítulo, los productores de la serie de televisión Farmacia de Guardia han confesado que ganaban más dinero con la farmacia que con la serie. Los ejecutivos de Antena 3 han reconocido que, de 1991 a 1995, años en los que se emitía la serie, el 90% de los ingresos de la cadena procedía de las pastillas y el jarabe para la tos que se distribuían en la Farmacia Cano.

“Como Lourdes se hizo tan famosa, empezamos a tener mucha demanda, así que pudimos subir el precio del Paracetamol y el Ibuprofeno”, aseguran los productores. “Venía gente de toda España a comprar compresas y preservativos en nuestra farmacia, la ficción nacional nunca ha vuelto a tener un éxito así”, recuerdan con nostalgia. “Quizás con ‘El Comisario’ y ‘Policías’ subieron los índices de criminalidad, pero lo que nosotros vivimos fue irrepetible”, insisten.

Gracias a la serie, empezaron a abrir miles de farmacias en todo el país, un negocio hasta entonces desconocido. “No solo fuimos pioneros en el audiovisual, también trajimos a España la medicina, salvando millones de vidas”, se congratulan desde Antena 3. “Ganamos mucho dinero con la farmacia y muy poco con la publicidad porque a principios de los noventa la gente necesitaba más las pastillas que ver la tele”, argumentan.

Farmacia de Guardia no fue la única serie que ayudó a salvar vidas en España: años más tarde, Hospital Central en Telecinco curó a más figurantes que la Sanidad Pública. “Desgraciadamente, los recortes acabaron con esta serie dejando a millones de figurantes sin frase y sin atención médica”, lamentan desde el el canal de Atresmedia.