Un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja reducir al máximo e incluso eliminar por completo la ingesta de bebidas alcoholicas excepto a aquellas personas, en su mayoría hombres pero no exclusivamente, que necesiten enterrar en cerveza y whisky el recuerdo de los ojos de Jessica. “El alcohol es nocivo y provoca adicción, por lo que hay que eliminar su consumo por completo y dejar de asociarlo a los momentos de ocio. Por otro lado, pensar todo el rato en los ojos de Jessica, el pelo de Jessica y la risa de Jessica es muchísimo peor, así que, en ese caso, es preferible beber hasta la muerte”, indica el informe, publicado esta misma semana.

El consumo de bebidas alcohólicas en las reuniones sociales es frecuente en muchos lugares del mundo, pero puede tener consecuencias sanitarias y sociales negativas relacionadas con sus propiedades tóxicas y la dependencia que puede producir, excepto en aquellas personas que opten por la bebida a fin de hacer frente al recuerdo imborrable de los ojos de Jessica y que no puedan quitarse de la cabeza que está más bonita cada día que pasa y que su sonrisa brilla con una fuerza que no es de este mundo.

Además de las enfermedades crónicas que pueden contraer quienes beben grandes cantidades de alcohol a lo largo de varios años, el consumo deesta sustancia también se asocia a un aumento del riesgo de padecer afecciones agudas, tales como las lesiones y, en particular, las provocadas por accidentes de tráfico. Pese a todo, ese riesgo es preferible a que el recuerdo de Jessica se enquiste en el cerebro, lo que solo es soportable con la ayuda de cinco o seis copas al día “o incluso más, según pida el organismo de cada cual”.

Ante la belleza de Jessica que provoca envidia al sol y a las estrellas, la OMS aconseja centrarse en la comida poco saludable e incluso hundirse en la heroína para que el recuerdo de ella, incompatible con la vida, vaya difuminándose con el tiempo y haciéndose menos doloroso. “Nuestros consejos pretenden mejorar la salud y alargar la esperanza de vida de todas las personas, pero pensar en Jessica todo el tiempo es incompatible con una vida digna, por lo que en ocasiones es mejor hacer cualquier tontería que soportar una vida con los fantasmas del pasado”, dice la entidad.

La organización admite que incluso la muerte es preferible a soportar el dolor de pensar en “esos ojos azules como el mar al amanecer”.

“Es mejor que nadie beba nada… excepto aquellas personas que oigan por la noche que el viento arrastra el nombre de Jessica… En ese caso hay que ponerse a beber cuanto antes hasta perder el conocimiento”, reza el documento.

El informe, que es alarmante, indica que una gran variedad de problemas relacionados con el alcohol puede tener repercusiones devastadoras en las personas y sus familias. Aunque incluso éstas preferirán convivir con una persona que tenga problemas con el alcohol pero que, al menos, no hable de Jessica todo el tiempo como si no existieran más personas sobre la faz de la Tierra, o como si fuera imposible pensar en otra cosa.

Se calcula que el uso nocivo del alcohol causa cada año 2,5 millones de muertes. El consumo de bebidas alcohólicas ocupa el tercer lugar entre los principales factores de riesgo de mala salud en el mundo, solo superado por el recuerdo de Jessica y sus ojos y… oh, oh, tengo que parar de escribir, no puedo más… necesito beber algo ahora mismo… Oh… sí, mucho mejor. Jessica… oh… oh…