- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

La gata de una familia del Opus Dei no entiende por qué la esterilizan a ella

“SOLO HE TENIDO QUINCE HIJOS, EL PROBLEMA NO SOY YO”, DICE EL FELINO

Yuki, una gata persa de una familia del Opus Dei, se ha mostrado confusa esta mañana durante el trayecto hacia el centro veterinario al no entender por qué la esterilizan a ella. La gata, de once meses, está convencida de que está sufriendo una injusticia y espera que al menos uno de sus más de diez dueños intervenga antes de que sea demasiado tarde.

Aunque Yuki es consciente de que la ovariectomía puede tener sus ventajas, no entiende por qué ella es la única de la familia que tiene que pasar por ese trámite. “Yo no quiero señalar a nadie, pero no llevo ni un año en la casa y ya he visto a la misma persona embarazada de dos bebés diferentes”, ha expresado en relación al vigésimo segundo embarazo de Macarena, la madre de la familia.

“Yo solo he tenido quince hijos, el problema no soy yo”, dice el felino señalando a Macarena, que tras dar a luz el pasado mes de septiembre ya ha vuelto a quedarse embarazada. “Me dicen que al esterilizarme no atraeré más gatos a casa, pero el portal está lleno de chicos de buena familia que vienen a buscar a las cuatro hijas adolescentes, no son gatos”, explica sintiéndose claramente discriminada.

Al margen de las discrepancias respecto a su operación, toda su familia del Opus Dei ha querido estar presente en la intervención quirúrgica, por lo que el Ayuntamiento de Madrid ha fletado varios autobuses hasta la clínica veterinaria. “Ha habido importantes retenciones en la M-30, pero ahora ya estamos todos aquí”, han dicho desde las gradas supletorias que se han colocado en el quirófano.