Un estudio científico presentado esta semana confirma que la fe sigue contando con mayor apoyo que las evidencias científicas. El informe, que ha sido celebrado por el Vaticano como una “evidencia científicamente probada de que la fe sigue por delante de la ciencia”, se ha publicado coincidiendo con el estreno de “El Milagro”, la serie original de Sky que ha vuelto a poner encima de la mesa el debate que enfrenta a los científicos con la Iglesia.

“El hecho de que los defensores de la fe se tomen tan en serio nuestro estudio científico abre un margen para la esperanza pese a los resultados desalentadores”, reconocía el sociólogo italiano Ricardo Severini. “Hay que tener fe en que las cosas poco a poco se decantarán por el lado de la razón científica”, añadía.

Aunque muchos fieles elogian la investigación asegurando que “parece dictada palabra por palabra por el Espíritu Santo”, sus responsables recuerdan que “no nos la ha dictado nadie sino que es fruto de varios meses de encuestas y análisis pormenorizados”. Según Severini, “después de todo el curro, el mérito no se lo va a llevar Dios”. El experto admite, eso sí, que “es un fenómeno inexplicable que tantos años de progreso científico no hayan logrado convencer a los que creen en lo inexplicable, es realmente inexplicable desde el punto de vista de la ciencia”.

Los científicos reconocen que durante la realización del estudio “la Virgen lloró sangre varias veces, para influir en los resultados, pero no hicimos caso a las manipulaciones interesadas porque somos neutrales”. Atribuyen este fenómeno reiterado “a la influencia de la serie El Milagro, que nos impactó”, pero insisten en que “los resultados no se vieron afectados: la fe cuenta con mayor respaldo ciudadano y es una conclusión objetiva que no depende de que los investigadores hayamos visto a la Virgen mientras trabajábamos en el análisis de los datos”.