Restaurante El Lujo

«Te cambian los cubiertos todo el rato»

★★

La presentación de los platos y la decoración del local son sencillamente majestuosas. El problema es que no puedes comer porque cada vez que coges un cubierto para llevarte la comida a la boca, un camarero aparece corriendo, te lo quita de la mano y te pone uno limpio. Al final me tuve que comer la comida con las manos escondido en el baño. Estaba exquisita.

JAIME BRUÑO


La mejor tortilla de Barcelona

«La mejor con diferencia»

★★★★★

De entrada parece una tortilla normal, pero en cuanto empiezas a hablar con ella te das cuenta de lo especial que es. Pocas tortillas son tan enrolladas como esta. Estuvo durante horas escuchándome hablar de mis problemas en el trabajo y de lo de mi padre, sin interrumpirme en ningún momento. No te juzga, y eso es lo que más se valora en una tortilla. No lloró a pesar de todas las miserias que le conté, así que pienso que no tenía cebolla.

ANA GÓMEZ


Telefonillo Balmes 145

«Adictivo»

★★★★★

Tengo 35 años, así que ya he lamido muchos telefonillos en mi vida, pero ninguno supera al del edificio de la calle Balmes 145. A medida que vas pasando tu lengua por los botones de los pisos más bajos hacia los más altos, vas experimentando una serie de matices diferentes que te dejan totalmente boquiabierto. Me pasé toda la madrugada lamiendo el frío y sabroso metal del telefonillo de ese edificio. Estaba tan rico que en un momento dado se formó una cola detrás de mí.

JOSHUA PEREIRO


Restaurante La mafia se sienta a la mesa

«Jamás he estado allí»

No puedo puntuar este restaurante porque jamás he estado en él. Ni siquiera sabía que existía. No tengo ni idea de dónde está, no sé quién lo lleva y ni me imagino quién puede trabajar allí. El menú es un misterio absoluto para mí, y si tú dices que al lado de los postres, en una pequeña esquina, hay una opción para pedir que se deshagan de alguien que por lo que sea te molesta, lo estás diciendo tú, no yo. Yo no sé de qué me estás hablando. No tengo nada que ver.

VINNI WHACKS


Hospital del mar

«No quisieron atenderme»

(Traducción automática) Yo ruge de rabia por trato recibido en el so llamado Hospital del Mar. Yo estando paseado por playa cuando encuentra plástico en agua, enseguida entiende que el mar enfermo, así que lo mete en un cubo y lo lleva a urgencias. Yo grita que por favor salven el mar, pero médicos en hospital negándose a contribuir. Ellos me quitan cubo y me suben a una habitación, ellos no entender que yo perfectamente bien y ser mar el enfermo. Mucho poco profesionalidad.

BRENDA WALSH

El Mundo Today publica cada viernes en la revista OnBarcelona de El Periódico una selección de las reseñas que la capital catalana recibe en internet.