El mero espectador, también llamado el señor de las rocas o cherna, es un pez de agua salada perteneciente a la familia de los serrénidos que acostumbra a vivir cerca de las rocas, entre algas y corales. Es un pescado muy apreciado por su sabor y bajo aporte calórico, y también por su erudición cinematográfica, que este año le ha llevado a presidir el jurado del festival de Cannes.

“Me siento muy halagado por la distinción que me han concedido, pero vamos, que yo digo lo que me parece y ya está, soy un mero espectador”, afirmó desde su coqueto refugio en la manga del Mar Menor antes de partir, vía marítima, hacia la localidad francesa.

Pierre Lescure, Presidente del Festival de Cannes, y Thierry Frémaux, delegado general, señalan la importancia de esta decisión. “Es un paso más hacia la integración de las minorías, Cannes es un festival diverso y abierto al mundo. Nos llena de satisfacción recibir a un artista tan fresco y con una mirada tan limpia.”

El mero espectador se ha sincerado con la prensa al revelar que sus películas favoritas son “muy ‘mainstream’, vaya, las de todo el mundo”, como por ejemplo “Buscando a Nemo”, “Liberad a Willy”, “La Sirenita”, pero ha precisado además que “cuando quiero ponerme a tono, sin duda, la que más me gusta es ‘La forma del agua’”, filme que le dejó “con la boca muy abierta”.

Al cierre de esta edición, el mero espectador, que tenía que acudir a un ‘photocall’ con el resto del jurado en la primera jornada del Festival, no se ha presentado a su cita con la prensa. Su representante ha señalado que el aclamado pez ha desaparecido en el cóctel de bienvenida, celebrado en el bulevar marítimo de la Croisette, donde se han servido abundantes bebidas y variados canapés. Insiste en que se trata de un mero incidente.