Hasta ahora los usuarios acumulaban migas, polvo, pelos y uñas en sus teclados sin preocuparse por el espacio disponible hasta que las teclas dejaban de funcionar y era necesario hacer limpieza. Esto cambiará con la nueva actualización de Windows. “Hay demasiada mierda entre las teclas, debe darle la vuelta y liberar espacio”, anunciará el sistema operativo cuando haya tanta mugre en el teclado que el rendimiento del ordenador se vea afectado.

En un teclado estándar caben 15 uñas, 108 migas de pan, 78 migas de Phoskitos, 98 pelos y dos grapas. A partir de ahí, la respuesta empieza a ser deficiente y Windows será capaz de medir exactamente cuánto espacio disponible queda para nuevos desperdicios. “Hasta ahora el usuario tenía que calcular mentalmente cuándo era momento de darle la vuelta al teclado y golpearlo para, acto seguido, escandalizarse con la cantidad de basura que se conservaba ahí dentro, pero ahora hemos automatizado esto”, decía un ingeniero de Microsoft durante una de las últimas conferencias de presentación de novedades de la compañía.

Algunos fabricantes de hardware ya han empezado a producir cajas y periféricos donde es posible guardar toda esa inmundicia acumulada para no tener que tirarla. Desde Windows admiten que han estudiado la posibilidad de guardarla en la nube pero no han logrado avances claros.

Microsoft se ha adelantado a Apple con esta nueva característica, pero no se espera que la compañía de la manzana la incorpore, pues se niega a reconocer que la suciedad existe en el mundo.