Diciendo que ya está “muy viejo para esta mierda”, un musculoso Papá Noel se ha colado por el conducto de ventilación de un edificio de oficinas para dejar regalos sin ser visto. “Entramos, hacemos el trabajito y salimos. Nadie se entera. Nice and easy”, ha explicado Papá Noel a uno de sus duendecillos, según fuentes cercanas.

El héroe de todos los niños repetirá la operación cientos de veces durante todo el día y la noche de hoy. “Siempre digo que es la última vez, pero al final hago lo que sea con tal de salvar la Navidad”, ha dicho Papá Noel a sus colegas de profesión. “Sector 1 limpio. Cámaras limpias. Radar limpio. Tienes 27 segundos. Go, go, go!“, ha informado a Papá Noel uno de los duendes que desempeñan labores de vigilancia, ocultos en una furgoneta negra a dos calles del edificio objetivo.

“Yipee-kay-yai”, ha exclamado Papá Noel al dejar el primer regalo de la jornada.

A última hora, las fuentes han informado de que, lamentablemente, Papá Noel ha tenido que “neutralizar” a un testigo que le ha visto entrar.