La candidata del PSOE y presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha cosechado el peor resultado histórico para los socialistas andaluces desde que se instauró la autonomía. Consciente de la situación, Díaz no ha tardado en ponerse en contacto con Vox, partido que, con 12 diputados, tiene ahora la llave para formar gobierno. “Hay que impedir que el Partido Popular tome las riendas de Andalucía, apelo al sentido de la responsabilidad de la ultraderecha”, ha asegurado la socialista.

“Solo un frente nacionalista y socialista, es decir, nacionalsocialista, puede alejar de la Junta de Andalucía el fantasma de los populares, esa España de la corrupción y de la crisis económica”, ha insistido Díaz.

Los guiños de Susana Díaz también se han dirigido a Ciudadanos, el partido que partía con más expectativas. “Si siguen aspirando a superar al PP para convertirse en la segunda fuerza en Andalucía y quién sabe si en la primera, que sepan que les tendemos la mano también”, ha anunciado.

“Calla, mujer” ha sido la respuesta que Vox ha dado a Susana Díaz, aunque la socialista insiste en que “las negociaciones acaban de empezar y hay que ir paso a paso”.