Las principales cadenas de supermercados del mundo han decidido dejar de vender fruta envasada porque la gente se come el plástico y tira la fruta. “A partir de ahora venderemos solo plástico”, confirmaba esta semana Juan Roig, presidente ejecutivo de Mercadona.

Los dueños de las grandes superficies estaban hartos de ver cómo sus clientes tiraban la fruta al suelo después de comprarla. “Para ellos, la fruta en los envases de plástico es el equivalente a las pepitas en la fruta”, reconoce Patrick Coignard, presidente de Alcampo. “El gasto de meter fruta dentro de los envases de plástico era enorme”, lamenta.

Los supermercados también dejarán de ofrecer guantes de plástico gratis porque los clientes se los comían todos y luego se quedaban sin hambre y no compraban. A partir de ahora, tras hacer un meticuloso estudio de mercado, los principales supermercados venderán bolsas de plástico con forma de fruta envueltas en plástico. “Lo más complicado ha sido ponerles una fina piel de plástico alrededor”, explican desde Eroski.

El 80% del plástico que hay en el mar viene de los inodoros de la gente, que al consumir grandes cantidades de plástico, defecan grandes cantidades de plástico. Según Greenpeace, la gente que compra fruta ya es la principal causa del calentamiento global.