Un estudio del fabricante de grifería Roca difundido esta semana confirma que los españoles llevan años usando los grifos monomando sin aprovechar todo su potencial. “Subiendo y bajando la manilla se regula la intensidad del caudal de agua, pero moviéndola a los lados también se puede customizar la temperatura, y eso mucha gente no lo sabe”, aclara ahora la compañía.

“Más de quince años pasando frío como un tonto y lo explican ahora”, se queja un ciudadano de Segovia, que llevaba tiempo creyendo que su calentador no funcionaba y había tirado la toalla. “No es intuitivo, nadie nace enseñado”, argumenta.

Roca ha pedido perdón a los miles de clientes que, hasta ahora, no han podido aprovechar las innovaciones en el sector de la grifería por culpa de un fallo en la comunicación. En algunas zonas de Murcia, existe la creencia de que, colocando al lado del grifo dos velas y una estampita de la Virgen de la Fuensanta, el agua sale más caliente. “No sabemos si funciona porque no lo hemos probado, pero lo que seguro que da resultado es girar el mango a la izquierda”, insiste el fabricante.

“Les he hecho caso, he girado la manilla a un lado pero no sale agua: fake news”, protestaba esta mañana en Twitter un cliente de Barcelona. “Vamos a ver: hay que girar el mango para elegir la temperatura pero sin dejar de subirlo hacia arriba, porque si no se sube no sale agua”, aclaraba Roca desde su cuenta oficial. “Uy, mucho lío, seguiré como hasta ahora”, concluía el cliente.