Asquerosi, Vomitín, Verdecito, Cagalera, Pepito y Rodolfo. Así se llamarían los seis brócolis que podrían arrastrar el trineo de Papá Noel si éste atiende las súplicas de los animalistas, que le piden que deje de usar renos. “Somos conscientes de que el icono de los renos está muy arraigado en la cultura popular, pero es hora de abrazar nuevos valores y no entendemos por qué los niños no iban a disfrutar de sus nuevos ídolos: unos apetitosos y saludables trozos de brócoli”, explica Dolores Parmalat, directora de PETA en España, que defiende que a los niños “les encanta el brócoli, tanto o más que los renos”.

Según los animalistas, el brócoli tiene “mucha personalidad” pero sugieren también otros sustitutos de los animales como las coles de bruselas, el apio o la yuca. “Hay que buscar nuevas costumbres. Por ejemplo, ya no será necesario que los niños dejen paja y un cubo de agua para los renos sino que pueden dejar simplemente un plato con una pizca de sal para las verduras…”, explica Parmalat.

Algunas asociaciones también han pedido a Papá Noel que los regalos de este año no estén fabricados por ninguna corporación sino por artesanos de comercio justo, y que sean trozos de tela estampada, botijos y esculturas talladas en huesos de cabra. Todo ello fabricado en aldeas y talleres de proyectos de cooperación.

“A los niños les encanta el cartón reciclado y no veo por qué no iban a disfrutar de estos regalos en vez de aparatos electrónicos que fomentan la desigualdad”, dicen desde una asociación de ayuda al desarrollo.

A última hora, la prensa ha podido saber que los seis renos de Papá Noel han sido devorados por lobos después de que éste hiciera caso a los animalistas y los liberara.