- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Los agentes de la Guardia Urbana de Barcelona tendrán que salir a la calle atados y con bozal

EL AYUNTAMIENTO QUIERE QUE LOS PERROS VUELVAN A PASEAR TRANQUILOS

En el día de ayer, un agente de la Guardia Urbana de raza blanca atacó y mató a un perro en la zona de Sants-Montjuïc de Barcelona. El suceso ha reabierto el debate sobre cómo han de salir a pasear este tipo de personas y, de momento, el ayuntamiento de la ciudad condal ya ha decidido que lo mejor es que, cuando los agentes vayan por la calle, estén atados y lleven bozal.

“Tranquilos, no hace nada”, aseguraba Ada Colau apenas unos minutos antes del ataque que acabó con la vida de Sota, una perra que se cruzó con la Guardia Urbana. El entorno más cercano al agente que perpetró el ataque se ha mostrado muy sorprendido.

“Normalmente se deja acariciar y es muy juguetón, no sabemos cómo ha podido hacer eso”, manifiestan. Según dicen desde el Ayuntamiento, los agentes “es verdad que cuando huelen el miedo se ponen más agresivos, pero si tú les respetas ellos respetan”.

A partir de ahora, los agentes tendrán que llevar también un número de placa para estar vigilados, y en todas las comisarías de la ciudad ya se han instalado carteles de “Cuidado con el policía”. Con estas medidas, se pretende que los perros de la ciudad vuelvan a pasear tranquilos. “El agente agresivo ya ha sido sacrificado y sus compañeros estarán más vigilados que nunca”, ha prometido la alcaldesa Ada Colau.

Miles de perros de la ciudad condal se han mostrado reacios a salir a pasear esta mañana por miedo, muchos de ellos incluso han aprendido a sentarse en el inodoro para poder hacer sus necesidades dentro de casa.