La revista Time ha anunciado este martes que su reconocimiento como Persona del Año 2018 es para “los guardianes y la guerra por la verdad”. La publicación estadounidense ha querido homenajear a los periodistas que han luchado —en algunos casos hasta la muerte— por narrar la realidad de manera objetiva. De ahí que se haya decantado por elegir para su portada a los 1347 trozos de Jamal Khashoggi, descuartizado el pasado 2 de octubre en el consulado de su país en Estambul.

“Es la portada más desagradable que ha publicado Time en toda su historia, algunos incluso dirán que es de mal gusto, pero lo que es verdaderamente intolerable es el descuartizamiento en sí, que no debería quedar reducido a una anécdota”, argumentan desde la publicación.

El medio considera que cada porción del periodista “ha pagado un terrible precio por enfrentarse al reto de este momento”. Todos los trozos tienen en común no solo la identidad de la que proceden, que es la de Khashoggi, sino un “terrible valor simbólico” que señala directamente a la cúpula del Estado saudí.

Aunque muchos lectores confirman que la decisión genera “cierta aprensión”, también admiten que sigue siendo mucho más insoportable la existencia del príncipe heredero, Mohamed bin Salmán.