La indignación ha recorrido esta mañana las aulas de la Facultad de Filología de la Universidad de Barcelona al trascender el significado de la frase en latín que luce grabada en la entrada del edificio, “Stulti, studere linguis”. Según reconocía hace unas horas el propio decano del centro, el doctor Jesús Javier Velaza, la frase, “adaptada al lenguaje coloquial actual”, significa “Los tontos, pa letras”.

“Estudio Filología porque me lo puedo pagar, la carrera de arquitectura es carísima”, comentaba indignado uno de los estudiantes, que insiste en que “somos muchos los que estamos aquí sin sentirnos ni de letras ni tontos ni nada de eso”. Ahora, este joven ha decidido dejar de utilizar la imponente entrada principal para acceder a las instalaciones. “Ahora entiendo por qué muchos catedráticos entran y salen por la puerta trasera”, dice.

Velaza reconoce su sorpresa tras comprobar que los alumnos “se han indignado más con lo de ser de letras que con el insulto en sí”, hecho que prueba que incluso ellos reconocen que la frase “tiene algo de verdad”.

“Los tontos se apuntan a letras, lógicamente, pero eso no quiere decir que todos los que cursamos este tipo de carreras seamos de letras estrictamente, al menos no de letras puras. Muchos hemos leído a Joyce pero sabemos calcular una propina”, argumenta otra alumna de tercer curso. Confiesa, eso sí, que forra muchos de sus libros con portadas de manuales de Física para no pasar vergüenza leyendo en el metro.

Varios estudiantes han mandado al decanato una solicitud para que se habilite “una puerta para estudiantes de Filología que no son de letras”, dejando la actual “para los tontos”. Proponen que la nueva entrada incluya la frase “Im ‘non stultus”, que adaptada al lenguaje coloquial actual significa Mediamarkt.

El decanato promete estudiar la petición pero aprovecha para señalar que el hecho de que los alumnos hayan tardado casi un siglo en entender la frase en cuestión certifica que “un poco tontos sí que son”.