La batseñal

«Estoy harto de que usen la batseñal para avisarme de que hay que asfaltar un bache en la calzada o reparar un semáforo»

Como Batman llevo muchas décadas luchando contra el crimen en esta maldita ciudad y creo que las autoridades están empezando a abusar. No hay noche que me dejen patrullar los bajos fondos o contemplar Barcelona desde lo alto de la Sagrada Familia, como a mí me gusta. No, en cuanto son las nueve de la noche veo la silueta del murciélago proyectada entre las nubes. Voy al ayuntamiento: “¿Qué hay que hacer? ¿Qué ocurre? ¿Con qué supervillano tengo que pelearme?”, y lo que me dan es un saco de cemento para que me vaya a reparar baches. Y claro, me siento un poco ridículo con mi disfraz de superhéroe haciendo remiendos. El otro día estuve pintando la fachada de una biblioteca y hace tres noches me pasé seis horas limpiando grafitis. Creo que los vigilantes no estamos para estas cosas pero la culpa es mía por no saber decir que no.

BATMAN


El Castillo

«Kafkiano»

Como agrimensor estoy acostumbrado a ir de un sitio para otro, pero jamás me había encontrado con nada tan burocrático y difícil como este pueblo. He luchado todo lo que he podido para acceder a las misteriosas autoridades del castillo que gobierna la región pero he sido incapaz. El proceso ha resultado alienante, frustrante e interminable. Parece un castigo divino. Sinceramente, no le aconsejo a nadie la visita porque es imposible ver nada, hablar con nadie ni conseguir ningún resultado. Sin duda, el peor trabajo que he tenido.

K.


Barco ballenero ‘Pequod’

«El peor crucero en el que he estado: el capitán está obsesionado con una ballena blanca absurda»

Llamadme Ismael o como os dé la gana, pero lo que sí os puedo decir es que este barco es odioso. Si eres un marino mercante te aconsejo que busques otros barcos. En este, el capitán (un tipo inquietante llamado Ahab) es absolutamente irresponsable y es capaz de poner en juego la salud de toda la tripulación para cazar una ballena blanca que dice que ha visto. Es imposible tomar el sol en la cubierta o jugar a los bolos. ¿El catering? Horrible. Intentas hablar de cualquier cosa con el capitán y te suelta unas monsergas horrorosas sobre el estúpido cachalote que dice que ha visto. No pienso repetir.

ISMAEL


Barcelona

«En esta ciudad me pasé seis días en el lecho, marrido y triste»

El mar parecióme espaciosísimo y largo y las gentes de la ciudad amables pero en esta región se oscurecieron mis hazañas y cayó mi ventura para jamás levantarse. Así pues, no puedo recomendar la visita a este lugar pues es el escenario de mi desdicha. Aquí fui vencido moral y físicamente. Una ciudad de mierda. A tomar por culo, hombre ya. Yo me vuelvo al pueblo.

DON QUIJOTE DE LA MANCHA


Plaza George Orwell

«Han convertido mi novela en una realidad, qué honrado máximo»

★★★★★

(Traducción automática) Hacía años que no visitaba Barcelona y he visto que hay una plaza con mi nombre. ¡Qué honrado! La alegría es máxima. Estoy lleno de joyas al verlo. Pero entonces… ¡Oh, mi Jesús! Veo que hay una videocámara justo al lado de la placa en la que pone mi nombre. ¿Estás jodiendo bromeando? ¿Qué ironía es esta? Escribí una novela para denunciar los gobiernos opresivos y me han dicho que el primer sitio donde pusieron una cámara es en mi plaza. Está justo al lado de la placa. ¿Es esto un chiste? ¿Estás jodido bromeando? Como escritor no podía ni soñar con algo así.

GEORGE ORWELL

El Mundo Today publica cada viernes en la revista OnBarcelona de El Periódico una selección de las reseñas que la capital catalana recibe en internet.