- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Cómo decorar la casa de tus padres para que no se note que has vuelto a vivir con ellos

NUESTROS EXPERTOS TE ASESORAN

Nuestros expertos de Idealista te traen una serie de trucos de decoración para que no parezca que vives en casa de tus padres teniendo más de treinta años.

Sustituye las fotos de la familia por cajas vacías de pizza. Si llevas a un ligue a casa y en lugar de cajas de pizza tiradas por el salón ve fotos familiares perfectamente alineadas, enseguida se dará cuenta de que vives con tus padres y se marchará corriendo.

Coloca polvo en los muebles y tira ropa por toda la casa. Tus amigos no se creerán que vives solo si, cuando vayan a jugar a la consola a tu casa, ven que lo tienes todo limpio y ordenado. Ve al piso en el que vivías, recoge todo el polvo acumulado y mételo en casa de tus padres. Nadie se dará cuenta de que vives con ellos.

Trata de mear por fuera de la taza para que queden gotas en el suelo del baño. Nada echa más para atrás que un baño limpio, ese es el principal indicador de que te has divorciado, has perdido tu trabajo y te has mudado con tus padres. Intenta dejar caer algunas gotas en el suelo cada vez que hagas pis, tus visitas te verán como una persona independiente que definitivamente no vive con sus padres.

Tira toda la comida de la nevera y deja solo yogures caducados y un limón. Si, durante una reunión en tu casa, alguien va a la nevera y la ve llena, lo más normal es que quedes como un perdedor. Vacíala y deja solo yogures caducados y un limón, nada dará más sensación de éxito que eso. «Es que no tengo tiempo de llenarla, todo el día fuera currando», podrás argumentar.

Instala grasa pegajosa por toda la cocina. Si, cada vez que vienen a verte, a tus amigos se les pegan las suelas de los zapatos en las baldosas de la cocina, pensarán que vives solo y que por tanto tienes trabajo y que no eres un perdedor que no puede pagarse el alquiler.

Dale la vuelta a todos los crucifijos. Un crucifijo al derecho dice que eres un matrimonio de sesenta años de clase media, pero un crucifijo dado la vuelta lo que dice es que eres un canallita que vive solo y que lo está petando en la vida.

Coloca fotos de bebés desconocidos encima de tus fotos de cuando eras un bebé. Tus visitas pensarán que eres un amante del arte y de la decoración porque las fotos de bebés desconocidos están de moda.

Duerme con tus padres para crear la sensación de que la habitación principal es tuya. De nada sirve cumplir con los pasos anteriores si después tus invitados ven que no duermes en la habitación principal de la casa. Métete cada noche en la cama de tus padres como hacías hasta los 15 años. Si dejas allí el pijama tus visitas pensarán que es tu habitación. Un condón usado en el suelo también podría ayudar.

Cubre a tus padres con una manta cada vez que tengas visita. No nos engañemos, tus padres salen poco de casa, así que por mucho que cambies la decoración, si tus amigos los ven, todo esto no habrá servido de nada. Lo mejor es que los tapes con una manta cada vez que tengas visita. También puedes atarlos de pies y manos y amordazarlos.

Retira los nombres de tus padres del buzón. Los pequeños detalles son muy importantes. Da igual que las cartas del banco nunca lleguen a tus padres y que por culpa de no recibir una notificación a tiempo os acaben echando de casa, piensa que siempre os podéis ir a vivir los tres a casa de los abuelos.