Diciendo que es imposible garantizar la seguridad de los componentes de Mongolia, el Gobierno se ha visto obligado esta semana a pedir ayuda a Argentina para que se organice allí el espectáculo del grupo humorístico.

“Buenos Aires se ha ofrecido a alojar el espectáculo, entendiendo que allí habrá menos radicales y por lo tanto menos posibilidad de tumultos”, explicaba esta mañana una portavoz del Ministerio de Cultura. El ministerio entiende que la organización del espectáculo en Buenos Aires es un intercambio justo tras la decisión de celebrar la final de la copa Libertadores en Madrid, un encuentro deportivo para el que se movilizarán solo 5000 policías, muchos menos de los que precisaría el show de Mongolia.

“En Argentina no ofenderán a nadie porque allí España les pilla lejos y por tanto el entorno es mucho más seguro y podrán hacer los chistes que quieran con total seguridad”, argumentan desde Cultura.

“Nosotros acogemos sus espectáculos de alto riesgo y ellos los nuestros”, insiste el Gobierno, que no solo valora enviar allí el evento de Mongolia sino cualquier otro espectáculo de comedia que pueda recibir amenazas de grupos neonazis.

“Es necesario identificar y combatir las causas y los actos de violencia que cada año manchan nuestra comedia, pero la realidad es la que es y en España estos eventos no se pueden organizar a día de hoy”, ha dicho la portavoz, añadiendo que es “una vergüenza que estemos en esta situación por unos radicales inadaptados”.

El espectáculo se alojaría en el estadio Pedro Bidegain, con capacidad para 70.000 espectadores. Desde la revista satírica Mongolia creen que pueden llenar al menos 50 asientos con amigos y familiares.