Diciendo que quería salir de dudas, Matilde Asensi, una mujer de Huelva de 35 años, ha orinado sobre Predator, el peligroso alienígena, a la espera de que cambiara de color y le indicara si estaba o no embarazada, según han informado fuentes cercanas. La mujer ha tenido que ser ingresada con heridas graves después de que el Predator haya respondido a su pregunta.

“No sabemos si ha obtenido el Predator en la farmacia del barrio, aunque hay mucha gente comprando material farmacéutico por internet y a veces ocurren este tipo de malentendidos”, explica uno de los agentes de policía que ha acudido al domicilio de Asensi. “Predator tiene una fuerza increíble y la mujer ha tenido mucha suerte de salir con vida, porque era de esperar que el alienígena le arrancara la columna vertebral para quedársela a modo de trofeo”, agrega.

“Me ha puesto perdido de pis, casi la mato”, ha dicho el alienígena defendiéndose. Según ha explicado, su visión con rayos X le ha permitido confirmar que la mujer efectivamente no está embarazada, pero hubiera preferido que se lo preguntaran directamente “en vez de arrojarme orina sin mediar palabra”. Los médicos le harán llegar a Matilde la noticia en cuanto recupere el conocimiento.

A última hora, Predator se ha ofrecido voluntario para fertilizar sus huevos, dado que este año está en celo y, según sus palabras, “ya hemos intimado”. Según la costumbre de su planeta, ha sido Asensi la que ha iniciado el ritual de cortejo al orinarle encima “mostrándose claramente interesada en engendrar bebés predator”.