Expertos en tecnología móvil han publicado un estudio esta semana en el que demuestran que un teléfono podría durar 12 años si no se usara para ver pornografía ni una sola vez. Para llevar a cabo la investigación, uno de los miembros del equipo estuvo 12 años sin ver porno en el móvil mientras el resto hacía un uso normal del dispositivo. “Ahorré 100 euros en telefonía móvil y 300 en papel de cocina”, confirma el investigador.

La mayoría de las páginas web pornográficas esconde ‘spywares’ y todo tipo de virus que acaban infectando los móviles. “Solo con ver una teta ya notas que el teléfono empieza a ir más lento”, explica uno de los expertos que sí vio porno durante 12 años.

“El ordenador lo dejas en la mesa, pero cuando ves porno en el móvil necesitas usar las dos manos, con lo que aumentan las posibilidades de caída y rotura del aparato”, advierte el estudio. Hasta la llegada de las webs porno en los años 2000, todos los teléfonos, especialmente los fijos, podían durar entre 20 y 30 años. “Si se te caía el auricular durante el sexo telefónico, normalmente no pasaba nada porque el cable lo retenía y se quedaba colgando entre tus piernas”, añaden los especialistas.

“Muchas veces estoy en plena faena y la batería del móvil se agota. Y pienso: ‘¿Ya? ¿En serio?’. Es muy frustrante”, lamenta una de las voluntarias que participó en el estudio. “En las escenas de porno se chupa mucha batería, te dejan seco”, confirman los investigadores.

El informe complementa los últimos datos de la industria textil, que confirman que la masturbación también reduce un 80% la vida útil de los calcetines.