Israel Jiménez, fontanero de la compañía Desatascos La Burgalesa, ha recibido esta semana una oferta en firme de Hollywood para adaptar su último trabajo al cine porno. En la mayor industria de cine del mundo se han quedado muy impresionados con el cambio de las juntas de los latiguillos que Israel llevó a cabo la pasada semana en casa de Concepción Bermejo, de Burgos. La clienta confirma que quedó también muy satisfecha.

“El trabajo que hice en casa de esa señora fue uno de tantos”, reconoce el fontanero, de 33 años. “Noté que al agacharme se me veía la raja del culo un poco más de lo habitual, quizás eso es lo que llamó la atención de Hollywood”, dice.

Para Israel, la responsabilidad de adaptar una “chapucita” como la que hizo en casa de Concepción al cine porno supone una gran responsabilidad. “Sé que tendré a todo un gremio detrás de mí”, añade. El hombre cobrará 50.000 euros, desplazamiento aparte. “Si acabo pronto, igual les digo de pasarlo sin factura”, asegura.

Esta misma semana, Netflix ha anunciado que ya está trabajando en una serie sobre el hombre que fue a buscar trabajo y le comieron lo de abajo.