Se viven días de conmoción en Italia debido a un estudio realizado por el Gobierno según el cual todos los italianos llevan años sorbiendo del mismo plato de espaguetis. Al enterarse de la situación, muchos habitantes del país han empezado a sorber con más fuerza por miedo a quedarse sin sus espaguetis.

La población en ciudades céntricas como Florencia y Perugia se ha incrementado mucho en los últimos tiempos debido a los italianos que llegan del norte y del sur sorbiendo los espaguetis. Los expertos todavía no saben determinar dónde se encuentra el plato exactamente, pero sí se han atrevido a confirmar que, si se tirara muy fuerte del espagueti, todos los italianos se pondrían en fila, agarrados con la boca al mismo hilo de pasta.

La preocupación se ha extendido por todo el territorio, ya que se cree que, para el año 2025, se habrá acabado la pasta y todos los italianos empezarán a chocarse las cabezas unos con otros sin poder hacer nada por evitarlo. “Al ritmo que estamos sorbiendo, pronto se acabarán los espaguetis que nos separan”, alertan desde el Gobierno italiano, que está tratando de calcular el lugar en el que se dará “la gran colisión”.

Los dirigentes más conservadores también temen que, cuando desaparezcan los espaguetis, muchos italianos empiecen a besarse entre ellos.

Matteo Salvini, Ministro del Interior del país transalpino, ya ha anunciado que expulsará del plato de espaguetis a todos los inmigrantes. Defiende que así la pasta no se acabará nunca.