Tras decir que “nunca más” los españoles tendrán que pagar el tributo de actos jurídicos documentados y que serán los propios bancos los que deberán asumir ese coste, el presidente Pedro Sánchez no pudo continuar reprimiendo su furia “berserker” y se quitó la camiseta al final de su comparecencia, según han informado ahora algunos medios. La comparecencia tuvo lugar ayer, cuando Sánchez trataba de enmendar la sentencia del Supremo del pasado martes.

“El Gobierno trabaja para que se cumplan los plazos de renovación del Poder Judiciaaaahahhhhhhhh”, dijo Sánchez rasgándose la chaqueta, la camisa y la camiseta interior.

“Ahhhhhhhh”, reiteró Pedro Sánchez. “Uuuuuuuuuhhhhh”, añadió.

Durante el turno de preguntas, cuando los periodistas aprovecharon la comparecencia para averiguar los planes de Sánchez si no logra apoyo para los presupuestos, el mandatario se arrancó también los pantalones y se comió la bandera de España para calmar su ansiedad y aseguró que piensa agotar la legislatura.

“¡Pedro Sánchez, Pedro Sánchez! ¡Eh, eh! Pasito, pasito, pasito. Uh. Uh. Palma, palma. ¡Vamos todos!”, dijo Pedro Sánchez animándose a sí mismo.

Durante el día de hoy tendrá lugar un Consejo de Ministros en el que se espera que Sánchez pueda contenerse y no se arranque la ropa cuando apruebe el decreto ley que anunció ayer.