“Oh, dios mío”, dicen los táperes del armario al ver el estado en el que ha vuelto uno de los suyos tras solo unas horas llevando macarrones con tomate

HA CAMBIADO PARA SIEMPRE