Expertos meteorólogos han alertado esta semana de que la última bajada de temperaturas ha reducido el perreo en España un 12%. “Con estas temperaturas, la gatita sandunguera hiberna y se calienta alrededor del fuego que ha hecho con toda la gasolina que estuvo pidiendo durante el verano”, confirma un informe presentado hoy por la Agencia Estatal de Meteorología.

Aunque el calentamiento global tiende a disparar los niveles de culipandeo, el frío también extremo hace que incluso los que siguen jangueando con el corillo hagan el twerking bajo la manta, con lo que los pocos cangris que siguen dándole al perreo lo hacen ocultos y sin mucha chance para clavar.

“Ya no se forma el mismo rebolú, baja el flow y los fuetes son más lentos y suaves, las guirlas prefieren quedarse en casa en vez de frontear a merced de las inclemencias”, comentan desde la Aemet. El escaso perreo que se practica en la península en estos momentos lo llevan a cabo unas pocas rampleteras guayando pa que no las congele el frío.

En cuanto vuelva el calor, eso sí, regresarán el pariseo y el tripeo y el dembow elevará los niveles de bulla hasta que se rompa el cuero, según los analistas.