Aunque en las semanas previas a su enlace matrimonial llegó a probarse más de una veintena de atuendos diferentes, finalmente Marta Ortega, la hija de Amancio Ortega, ha sido obligada a casarse con un vestido de Bershka. La novia lució un vestido de 19,99 euros diseñado en uno de los almacenes más exclusivos de Inditex.

Marta Ortega completó el estilismo con unos zapatos de Zara con los que provocó la admiración de todos los invitados que la esperaban en el Mesón Parrillada Antonio, lugar elegido para la celebración. Unas horas antes, de la mano de su marido, Carlos Torretta, la hija de Amancio Ortega salió radiante de uno de los probadores del Bershka y se dirigió a la capilla en la que contrajeron matrimonio.

Las damas de honor sostuvieron la etiqueta del vestido para que no se arrastrara por el suelo de camino al altar, mientras 50 niños venidos de Bangladesh se encargaban de repartir el arroz entre todos los invitados. Al pasar por la arcada de la iglesia, el vestido de la novia hizo saltar una alarma, pero una de las decenas de dependientas invitadas la desactivó enseguida y la ceremonia pudo continuar con normalidad.

La boda de la hija del empresario más rico de España resultó ser todo un éxito. Incluso los artistas internacionales Chris Martin y Norah Jones se animaron a interpretar los mejores temas del hilo musical de las tiendas Bershka.