En medio de una gran expectación, y parándose ante los compañeros de la prensa gráfica durante varios segundos, la bandera de España ha aparecido esta mañana con un collarín y en silla de ruedas en los juzgados en los que el humorista Dani Mateo estaba citado a declarar por haberse sonado los mocos en ella.

Sin poder caminar, teniendo que ser trasladada al interior del edificio por terceras personas y bajo unas fuertes medidas de seguridad, la bandera española ha presentado un detallado parte de lesiones supuestamente ocasionadas por Mateo. “Desde que se limpió los mocos en mi franja amarilla central, apenas puedo dormir y sufro estrés y ansiedad”, ha declarado la bandera rojigualda ante el juez.

Con una fuerte tos, de la que culpa a Dani Mateo al considerar que le contagió algún virus durante los hechos acaecidos el pasado 31 de octubre en el plató de El Intermedio, la bandera ha detallado todas las consecuencias que le ha provocado la agresión del humorista, llegando a secarse las lágrimas consigo misma al recordar las vejaciones a las que fue sometida. “No he dejado que nadie se me acerque para jurarme desde que ocurrió lo que ocurrió”, ha lamentado entre sollozos.

Todas las banderas del territorio nacional ondearán a media asta durante esta semana en señal de apoyo a la roijigualda, que ya ha exigido una importante compensación económica al cómico catalán por daños y perjuicios.