Cambio de armario

«He encontrado tanto dinero en los bolsillos del año pasado que ‘Forbes’ me ha hecho una entrevista»

★★★★★

Al principio pensé que esto del cambio de armario que tan de moda está por estas fechas iba a ser un rollo pero he acabado disfrutándolo un montón. El principal motivo es que, aunque al principio resulta aburrido y físicamente agotador, al cabo de un rato encontré tantísimo dinero en los bolsillos de los abrigos del año pasado que a partir del año que viene podré pagar a alguien para que haga el cambio de armario por mí. Soy tan rica que este invierno necesitaré abrigos nuevos que respondan a mi nuevo estatus social. A los diez minutos de ser una de las personas más adineradas de España me llamó la revista ‘Forbes’ para hacerme una entrevista. También me he hecho de derechas.

ISABEL MANITAS


Hospital de Bellvitge

«Me hice una radiografía y han encontrado que hay un enorme esqueleto dentro de mi cuerpo y ahora vivo aterrado»

Fui al hospital porque me lo recomendó mi mujer, pero yo no quería ir. Llevaba días tosiendo muy fuerte sin saber por qué. Ahora me han hecho unas radiografías y he visto que hay un esqueleto de mi tamaño en el interior de mi cuerpo. Seguro que es él quien tose. He pedido a los médicos que me lo quiten pero no me hacen caso. Creo que voy a ir a un exorcista. Los médicos, fatal. Han visto lo del esqueleto y no me han hecho NADA.

MANUEL CENTELLAS


Cinco céntimos en el suelo en la calle Villarroel

«Un dilema insoportable»

Vi un grupo de gente arremolinada en la calle Villarroel con Sepúlveda y me acerqué a ver qué ocurría porque soy de natural curioso. ¡El error de mi vida! En el suelo había una lustrosísima moneda de cinco céntimos. ¿Qué puede hacer una persona de bien en una situación así? Pensé en agacharme a cogerlos pero temí quedar como un miserable. “Déjalos en el suelo, no necesitas ese dinero… No quedes como una rata tacaña cogiendo esa moneda ridícula”, me dije. Pero entonces temí quedar como un pijo soberbio. Miré a mi alrededor y el grupo de personas arremolinado ante la moneda estaba igual… silbando y mirando al cielo sin saber qué hacer. Estamos todos atrapados en este dilema. Espero que el Ayuntamiento envíe pronto a un barrendero y nos libere de esta situación lamentable.

ANTÓN MARTÍN


El cole

«Una caca y además la Sara es tonta»

★★★★★

Antes me gustaba el colegio pero ahora ya no porque me hacen preguntas todo el rato y tengo que madrugar y yo prefiero los fines de semana con la yaya en el pueblo. No me gusta estar escuchando todo el rato. Hay que escribir mucho. La clase de música me gusta y la gimnasia también y también el patio. Las letras no. Y además hay niñas criticando todo el rato y tirando del pelo. Así que yo también les tiro del pelo a ellas. Pero entonces me castigan a mí y no a ellas y no voy a ir más porque voy a decir que estoy mala cada día pero pongo cinco estrellas porque hay patio.

LAIA (7 AÑOS, CLASE DE CARACOLES)


Cinco céntimos en el suelo de la calle de Villarroel

«Me agaché para el dinero y la gente enfureció a por mí»

(Traducción automática) Estaba alegremente paseando con Sol por la calle Villarroel. Un grupo de personas teniendo reunión. Y me acerqué para ver qué festival tenían entre manos estos alegres barceloneses. ¡No había música, solo cientos de personas reunidas en la calle silbando y mirando al cielo! Y entonces vi que en medio del tumulto había una moneda pequeña. Pregunté a la gente si era suya. Y la negativa por respuesta. Y entonces pensé, “yo la cojo”. ¡Qué fallo! En cuanto toqué la moneda miles de personas se enfurecieron. Los gritos contra mí. Golpes contra mí en mi espalda. Los catalanes tienen unas costumbres muy extrañas con el dinero del suelo.

BRENDA WALSH

El Mundo Today publica cada viernes en la revista OnBarcelona de El Periódico una selección de las reseñas que la capital catalana recibe en internet.