Asegurando que “con cinco años más de esta mierda estaremos fuera de la UE para siempre”, la primera ministra británica Theresa May ha detallado una vez más ante los parlamentarios británicos su hoja de ruta para el Brexit, que considera “firme y definitiva” y que consiste en sumir en el caos al Reino Unido hasta que el país deje de cumplir los requisitos para permanecer en la Unión Europea. “En algún momento se cansarán, señorías, nosotros no tenemos que hacer nada”, ha dicho May para abrir su intervención.

Diversos parlamentarios han lamentado que el proyecto presentado por May sea “peor de lo previsto y no cumpla las promesas hechas a la nación”, ante lo que May ha replicado que “eso es justo lo que se pretende”, dado que no cree que la Unión Europea acoja a “cualquier país de mierda”.

“Pido paciencia y seguir en esta senda hasta que los dirigentes europeos vean que no merecemos la pena”, ha dicho May insistiendo en que “todo lo que sean obstáculos para el Brexit, es bueno para el Brexit a la larga”.

May también también ha celebrado el aluvión de dimisiones y una amenaza de moción de censura que, según ella, podrían permitirle lograr la expulsión de la UE en 134 días, mucho antes de lo anunciado.