Solo dos meses después de la fiesta del sexagésimo cumpleaños de mamá, en la que toda la familia se reunió en casa de la tía Charo para comer tarta y darle los regalos, mamá y tú os habéis sentado en la mesa de la cocina junto a papá para celebrar su sexagésimo segundo aniversario en un ambiente mucho menos festivo y con el informativo de Antena 3 puesto en la tele.

Mientras la celebración del cumpleaños de mamá congregó a quince personas entre tías, primas y nietos, la celebración de papá ha sido mucho más sombría y más corta. En los cinco minutos que duró el evento, papá se ha mostrado muy agradecido por las felicitaciones a través de Whatsapp y por los tres pares de calcetines que ha recibido de regalo. “Son tan prácticos como la Thermomix que te regalaron a ti en tu cumple”, le ha dicho papá a mamá.

Tras cenar un plato de sopa y huevos fritos, papá ha soplado una vela clavada en una magdalena, siendo este el acto con el que se ha conmemorado su nacimiento en el año 1956. Como mamá no sacó bien la foto en el momento de soplar, volvió a encender la vela para que papá la apagara una segunda vez, hecho que se ha recibido como todo un exceso, olvidando que el vídeo de mamá soplando las velas hace dos meses mientras todos le cantaban el ‘cumpleaños feliz’ alcanzó las 220 reproducciones en Facebook.

Al cierre de la edición, la prensa ha podido saber que ningún miembro de la familia se ha comido la magdalena y que en estos momentos ésta se encuentra sobre la mesa, donde se irá endureciendo hasta que alguien la acabe tirando a la basura.