Después de escribir diferentes versos en numerosos pasos de peatones de la ciudad, el Ayuntamiento de Madrid ha decidido dar un paso más hacia la accesibilidad y ha empezado a colocar también frases en braille para que los invidentes puedan leerlas. “Teníamos que hacer algo porque todos estábamos disfrutando de estos preciosos versos menos los ciegos”, reconoce Manuela Carmena, alcaldesa de la ciudad.

Desde ayer, varios trabajadores del consistorio han grabado estas nuevas frases y ya se ha visto a los primeros invidentes tirados en el asfalto palpando las letras con los dedos. “Hay que leer rápido porque, al estar tumbados en el suelo, los coches no nos ven y es muy peligroso”, explica Marisa Corrales, una mujer invidente con la cara empapada después de que un coche pisara un charco a un metro de donde se encontraba.

“Eso sí, la espera para cruzar ahora es mucho más amena”, dice.

De momento, la frase que más éxito está teniendo entre los invidentes es la que dice “Levántate, que viene un coche”, seguida muy de cerca por “Te vas y todo cesa”, de Marina Carretero. Por suerte, debido a las características del braille, las manchas de sangre que han ido apareciendo en los pasos de peatones no están impidiendo la lectura. “Da gusto ver a los ciegos arrastrándose por el suelo mientras tratan de leer estos versos”, afirma un madrileño orgulloso de vivir en una ciudad tan inclusiva “y en la que la gente se postra ante la poesía”.

Para no excluir a nadie, el Ayuntamiento de Madrid también ha decidido añadir audiocomentarios a los pasos de cebra para que los conductores ciegos que no tienen tiempo de salir del coche puedan disfrutar también de las frases de los poetas y tuiteros.