Un estudio liderado por la firma Joselito ha revelado lo que ya era un secreto a voces en España: el cuerpo de los españoles está compuesto por un 70% de jamón ibérico de bellota y un 30% de agua. “En algunos casos, el 30% es de vino tinto”, matizan los investigadores.

El descubrimiento, publicado por la prestigiosa revista científica “Joselito’s Digest”, refuerza la teoría de que los españoles no vienen del mono sino del cerdo ibérico. “El cerdo habilis dejó de comer cualquier cosa y se volvió más gourmet, sofisticando entonces su propio organismo, lo que le llevó a ponerse en pie, desarrollar el lenguaje y gritar ‘Yo soy ibérico, ibérico de bellota’’ lanzando un hueso de jamón al aire”, explican los expertos.

Los científicos no saben en qué momento ese cerdo habilis desarrolló las habilidades que le permitieron evolucionar al español que habita la península hoy en día, pero probablemente la primera herramienta que fabricó fue el cuchillo jamonero y, posteriormente, el jamonero. “Luego aprendieron a moler trigo, hacer pan… Toda la civilización española se forma en torno al jamón, fuente de vida”, dicen los científicos.

Dado que está compuesto básicamente de jamón, el español o humano ibérico necesita comerlo regularmente a fin de renovar las virutas de jamón que conforman su organismo. “Si hasta ahora ya éramos conscientes de la importancia de tener unos cerdos sanos, con el resultado de este estudio es una cuestión de vida o muerte”, concluye el equipo científico.

Tras la publicación del informe en la página web de Joselito, son muchos los que piden a las autoridades que se habilite jamón del grifo. El consejo de ministros está reunido para estudiar la viabilidad de un suministro global de jamón a todos los hogares, al considerarse un bien de primera necesidad como el gas, el pan o la electricidad.