Tras su mal resultado en las elecciones legislativas celebradas ayer en Estados Unidos, Donald Trump ha declarado que no le importa haber perdido el Congreso porque se puede comprar otro. El presidente norteamericano confía en poder recuperar con su dinero todo lo que ha perdido en las urnas. “¿Cuánto vale una Cámara de Representantes?”, le ha preguntado al vicepresidente Mike Pence llevándose la mano a la cartera.

El magnate inmobiliario ya está buscando un nuevo Congreso que sea mucho más grande y que legisle mucho más rápido que el anterior. “Además este lo pondremos en Nueva York, que es la mejor ciudad del mundo”, ha declarado el líder de los republicanos. De esta manera, el 45º presidente de Estados Unidos planea saltarse el bloqueo legislativo que le podrían imponer los Demócratas y seguir haciendo lo que quiera como hasta ahora.

Muchos de los votantes que consiguieron despojar a Trump de la cámara baja del Congreso con la movilización de ayer se han mostrado desanimados al enterarse de que el millonario presidente es dueño de varios congresos. “Nuestros votos nunca podrán con su dinero”, lamentaba una votante demócrata en San Francisco.

Nada más levantarse, Donald Trump ha anunciado desde la Casa Blanca que también comprará a los millones de votantes que ha perdido. “Que nadie se preocupe, todo va a seguir igual”, ha dicho para tranquilizar a su país.