Sin que nadie sepa muy bien qué ha podido ocurrir ni quién es el responsable, millones de españoles comprobaron ayer que se hizo de noche a las dos de la tarde y durante la comida, situación que se prolongará durante gran parte del invierno y hasta el horario de verano.

“Los días ahora ya son muy cortos, concretamente duran seis horas”, lamenta una mujer madrileña que también está muy sorprendida con el hecho de que hoy haya amanecido a medianoche y de que el reloj del horno lleve 8,5 horas de diferencia respecto al del móvil.

“Los ciudadanos poco a poco se irán ajustando al nuevo horario en el que los días duran seis horas y hay 12 días por semana; se ha introducido un nuevo mes entre noviembre y diciembre que se llama ‘Embebre’. No sabemos qué ha podido ocurrir pero no se puede hacer nada hasta que lleguemos al horario de verano”, dice la Comisión Europea, que también ha señalado que se han eliminado todos los festivos “para terminar de corregir unos desarreglos”.

En el momento de publicar este artículo, ya es de noche otra vez.