“El tema catalán, la inmigración, el lío con los restos de Franco… todo esto está ya resuelto, así que no sé…”, se decía a sí mismo el presidente Pedro Sánchez esta mañana tras ver las fotografías que muestran el palacio de Vistalegre repleto de simpatizantes de Vox.

Según fuentes cercanas al mandatario, éste no entiende por qué hay tanta gente acudiendo a actos de precampaña de un partido de extrema derecha si en España “ya todo va por el buen camino” desde que llegó él a la presidencia.

“Este tipo de radicalismos surgen cuando hay cierta sensación de descontento pero ahora estoy yo al mando, así que esto es inexplicable”, ha dicho Pedro Sánchez a un miembro cercano de su equipo esta mañana. “El tema catalán es una cosa del pasado que arreglé cuando eché a Rajoy”, dice.

El presidente también estaría valorando adelantar las elecciones porque ha cumplido con su programa y ya no le quedan cosas que hacer.