Asegurando que “con manifestaciones violentas no conseguirán nada”, el presidente español Pedro Sánchez ha advertido a los catalanes de que la única manera de avanzar en el conflicto territorial es mediante vías pacíficas como las manifestaciones multitudinarias, las protestas simbólicas y, en caso extremo, “la organización de referéndums, aunque sean de carácter ilegal y no vinculante”.

“Lo primero que hacen los catalanes es quemar contenedores”, ha lamentado el jefe del Ejecutivo, pidiendo al independentismo que vuelva a hacer política. “Por ejemplo, podría reformarse el Estatut, pero nadie piensa en eso, lo que hacen es asaltar el Parlament”, se queja.

“Al final alguien acabará en la cárcel”, ha advertido el jefe del Gobierno español.