El miércoles hubo negociaciones hasta la madrugada y una larga reunión entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. Y esta mañana, a primera hora, el líder de Podemos ya estaba en La Moncloa para trasladar la imagen, con una escenografía muy cuidada, de la firma del acuerdo con el presidente y el apretón de manos de rigor. Un acuerdo que le ha reportado 900 euros en efectivo.

“Ha costado pero lo hemos conseguido. Ahora, sigamos avanzando. Muchas gracias a todos”. Con estas palabras transmitía Pablo Iglesias su satisfacción tras las arduas negociaciones con el presidente del Gobierno, que tampoco ha podido ocultar su alivio al despedirse del líder de Podemos. “No lo voy a contar, me fío”, agregaba sonriente Iglesias, con los billetes en el puño, mientras Pedro Sánchez lo acompañaba a la salida.

El presidente español confía en que estos 900 euros servirán para que la formación morada apoye la aprobación de los Presupuestos, aunque miembros del Ejecutivo recelan del acuerdo “porque no hay garantías de que vuelva a por más dinero ahora que el Gobierno ha cedido a sus exigencias”.

Pedro Sánchez está “convencido” de que esos 900 euros serán suficientes para dar estabilidad a su legislatura y que Iglesias “no dará un paso atrás” porque, según el socialista, “le ha quedado claro que eso es todo lo que tengo en efectivo”. Unas explicaciones que no convencen a todo el mundo “porque ayer estuvo a punto de proponer que fuéramos a un cajero”, según confirman fuentes del Ejecutivo.