Después de la contundente victoria del ultraderechista Jair Bolsonaro en las elecciones brasileñas celebradas el pasado domingo, los españoles que van a votar a Vox se han mostrado muy preocupados por el auge de la extrema derecha en Brasil. “Y no solo en Brasil, también en Italia, en Estados Unidos… cada vez hay fascismo en más países”, lamenta Arturo Rojas, votante de Vox con una camiseta en la que pone “España para los españoles”.

“Es una locura que un radical como Bolsonaro salga elegido en un país tan grande como Brasil”, asegura Gloria Trujillo, una de las militantes de Vox que ayudó a Santiago Abascal a colocar una bandera de España gigante en Gibraltar. A muchos votantes del partido les inquieta que el mal trato de Bolsonaro hacia la población negra de Brasil traiga una nueva oleada de inmigración a España. “Una cosa es condenar el fascismo de ese hombre y otra que España se convierta en una ONG”, matiza Trujillo.

Muchos votantes de Vox culpan a las “Fake News” y a la ignorancia de la gente pobre de los resultados en las elecciones brasileñas. “Claro, es que en estos sitios no hay cultura democrática”, lamenta Gonzalo Bermejo, uno de los miembros más veteranos de la formación política española. “Cuando llegamos nosotros allí se estaban cortando las cabezas y rezando a saber qué dioses, pero claro, nos echaron, quisieron seguir solos y ahora pasa lo que pasa”, añade con preocupación.

“Lo que más me llama la atención es que en un país lleno de negros y sudacas haya una mayoría ultraderechista”, reconoce una nueva votante de la formación liderada por Santiago Abascal.