Diciendo con optimismo que “el tema del cambio climático ya no es tan importante”, los asesores científicos de la ONU han comparecido esta mañana para anunciar que dejarán de estudiar las consecuencias a medio plazo del calentamiento global para centrarse en la investigación y el desarrollo de cohetes espaciales de evacuación “así como métodos de eutanasia masiva”.

Según la comunidad científica, apenas quedan ya investigadores cuyo campo de trabajo siga siendo el calentamiento global y las medidas que deben llevarse a cabo para revertirlo. “La mayoría de climatólogos abandonaron sus investigaciones hace cinco años y se están centrando ahora en encontrar algún tipo de droga que se pueda suministrar masivamente a millones de personas y que proporcione una muerte sencilla e indolora que impida armar jaleo cuando se vea que algunos subimos a cohetes de evacuación”, explicaba la climatóloga Annalisa Feldt.

“Cohetes y eutanasia, eso es lo prioritario ahora”, han insistido los científicos.

Algunos equipos multidisciplinares también estudiarán cómo seleccionar a los mejores humanos posibles para las plazas libres que queden en esos cohetes una vez hayan sido acomodados todos los científicos. “Pero antes hay que encontrar alguna forma de gas o campaña de vacunación que proporcione una muerte sencilla a los humanos que dejemos atrás”, ha sentenciado la científica para concluir.

Respecto a las emisiones, los científicos han dicho que “ya no hay que preocuparse de nada”.

Al cierre de la edición, los científicos han emitido una nota de prensa pidiendo que cerremos los ojos y que estemos tranquilos.