Todas las plataformas de vídeo bajo demanda (HBO, Netflix, Amazon Prime…) estarán obligadas a que al menos el 30% del catálogo que ofrecen en la UE sea de producción europea y esté protagonizado por un perro policía que resuelve crímenes en alguna ciudad gris, con canales y en la que anochezca a las 16:30 de la tarde. Así lo ha confirmado el jefe del departamento de la Comisión Europea que regula las redes, los contenidos y la tecnología de las comunicaciones, Roberto Viola.

“Los europeos necesitan proteger su patrimonio cultural consistente en planos silenciosos de tres minutos”, explica Viola, que confía en que, sobre todo Netflix, empiece a incorporar este tipo de producciones en su catálogo. Desde la plataforma americana argumentan que ya tienen suficientes dramas policíacos europeos que cumplen los requisitos de la UE, como por ejemplo la necesidad de que el culpable sea un conglomerado de constructoras que se dedican a ir matando gente por ahí.

“En todas las series deberá haber una frágil chica del Este llamada ‘Svetlana’”, ha insistido Roberto Viola, que también pide a las plataformas 14 escenas en estaciones de tren por episodio, 2 escenas de sexo torpe y muy ruidoso y baja saturación de colores.

Desde las empresas de video bajo demanda piden a la UE flexibilidad para producir también series donde un inspector vuelva a su pueblo a investigar un crimen pero su pasado le persiga, a fin de que no todas las series las protagonice un pastor alemán “listo como un austríaco medio”.

Los británicos, por su parte, no pedirán a Netflix y HBO que produzcan series dado que la BBC a solas ya puede garantizar un flujo suficiente de policías que investigan homicidios sin llevar una pistola encima y dejando que los sospechosos les ofrezcan tazas de té que dejarán a medias.

Todavía está por ver si las plataformas americanas aceptan las condiciones de la UE para ese 30% del catálogo, aunque se sospecha que estarían dispuestas a ceder siempre y cuando se reservaran el derecho de hacer luego un remake más exitoso con actores americanos y muchísimo más atractivos que los originales.

España, por su parte, obligará a Netflix a publicar un mínimo de 100 horas anuales de Antonio Resines.