Solo unos días después de que el Gobierno de España haya decidido subir el salario mínimo interprofesional a 900 euros, la Junta de Andalucía ha acordado subir el salero mínimo interprofesional a 40 oles y 80 arsas. “Los recortes en materia de cultura habían dejado el arte del pueblo andaluz en su mínima expresión, el duende se había recortado tanto que costaba de ver y algunos hasta lo pisaban”, explica Juan Carlos Blanco, portavoz de la Junta.

En los dos próximos años, la Junta subirá el salero mínimo interprofesional en casi un 36%. Esto es, pasará de los 735,9 oles actuales hasta los 1.000 oles, un incremento de 264 oles, equivalentes a 895 arsas. Será el mayor crecimiento del duende en dos años de la historia, ya que hasta ahora la cota estaba en el 25,5% que subió entre 1981 y 1983.

“No podíamos seguir ignorando los quejíos de nuestros ciudadanos”, reconocen desde el gobierno autonómico. “Creemos que este cambio hará que los andaluces vuelvan a dar palmas”, admite Blanco, que ha informado asimismo de que a los pensionistas también les subirán el tirititrán y el arriquitraun.

La oposición ha criticado la medida por electoralista, anunciándose oportunamente poco antes de los próximos comicios, y los empresarios andaluces han advertido de que, por cada arsa de más, habrá un nuevo ere.