Tras meses descartando nombres, la Iglesia española ha puesto al frente de su Comisión antipederastia al obispo “menos pederasta” que ha podido encontrar. “Es el mejor que tenemos”, insisten desde la Iglesia.

“Si alguien considera que puede haber un candidato mejor, adelante. Es verdad que el obispo escogido ha sido cuestionado por su actuación en los casos de abusos de La Bañeza y Puebla de Sanabria, pero es la mejor opción que teníamos”, ha dicho un portavoz de la Conferencia Episcopal.

“Los otros nombres que había sobre la mesa… bueno, creednos si decimos este es el mejor que hay para el cargo y ya está”, ha repetido.

“Los demás son… buf”, ha dicho para cerrar.

La Iglesia ha reconocido que se ha descartado a gente que se presentaba a la entrevista de selección con el pene “directamente en la mano”, por lo que, sin dar más detalles, pide que, por favor, se confíe en su criterio “al menos esta vez, de verdad”.