A fin de asustar a los clientes en una fecha tan señalada, y entendiendo que la piña es “decoración de Halloween”, Just Eat servirá todos los pedidos de pizza que reciba durante la noche de hoy en su versión hawaiana.

“De hecho, toda la comida que sirvamos hoy tendrá piña”, comentaba la compañía en las redes sociales, aclarando, eso sí, que “es solo para asustar, no hay que comérsela”.

Los trozos de esta fruta se esconderán debidamente para que aparezcan a traición, en el momento menos pensado. “Si no, no tiene gracia”, argumenta Just Eat.

La empresa ha tenido que convencer a algunos cocineros que se negaban a añadir piña a sus platos por una cuestión de deontología profesional. “Hemos tenido que insistir en que es Halloween y la comida también puede disfrazarse de cosas horribles, como el sushi de piña”, explican desde Just Eat.

“Yo pienso pedirme una pizza con piña de tamaño familiar y me meteré dentro para que sea mi disfraz de Halloween”, comentaba un cliente. “Si se mete dentro de la pizza, recomendamos que espere unos minutos a que se enfríe”, sugería Just Eat. “Pero es una idea genial, y si la pizza es de tipo ‘calzone’ permite salir del interior con la piña pegada a la cara y el susto es mayúsculo”, añadía.

A los clientes que pidan pizza con piña por decisión propia y con la intención de comérsela, Just Eat prefiere no provocarles. “Alguien que come pizza con piña es capaz de todo, incluso de perversidades que a un ser racional no se le ocurrirían”, confiesa la marca.