Una sorprendente y polémica campaña ha llevado a Cuétara a aliarse con Cabronazi con el objetivo de publicitar los ‘choco flakes’, llegando incluso a vestir de Hitler a su mascota. Muchos españoles han criticado la campaña al considerar que ensalza valores negativos, dado que Cabronazi es una web que roba contenido de otras páginas, pero Cuétara rechazó otras campañas antes de decidirse por esta:

“Cuétara galletas para tu vientre de alquiler”.

Una promoción de márquetin directo en la que una de cada 100 galletas estaba fabricada con Goma2 a fin de convertir la experiencia en un juego online bajo el hashtag #YosobrevivíaCuétara.

La promoción “Galletas Cuétara Encuentra a Madeleine”. Una campaña “360” que trataba de ser un juego colaborativo entre todos los clientes e internautas.

El eslogan “Putos catalanes, no compréis galletas Cuétara. Los demás niños sí, los niños catalanes no”, que finalmente fue rechazado.

La campaña “Galleta o plomo hijueputa”, con promotores disfrazados de Pablo Escobar amenazando a los niños en los supermercados.

Un anuncio en el que la mascota de Cuétara confesaba tener a 10 hijos, también hechos de galleta, encerrados en un sótano.

“Galleta la que le diste ayer a tu pareja, JAJAJA”, un eslogan que era la base de una campaña de memes bajo el hashtag #tomagalleta.

Los bizchochitos de Cuétara, un nuevo producto.

Las nuevas galletas sabor tumor en el hígado.

El Cuetarocausto… una app protagonizada por Cuétara donde los usuarios envían al horno a millones de galletas marcadas con un brazalete y luego comparten las fotografías en forma de meme bajo el hashtag #metaforadeAuschwitzyCuétara.