Reconociendo que el Universo carece de sentido y que por lo tanto la vida es un absurdo, el Gobierno ha tomado la decisión de recuperar la enseñanza de la Filosofía en el Bachillerato para asegurarse de que los españoles del futuro serán conscientes de su insignificancia en el plano de la existencia. “Tras la eliminación de la Filosofía del currículum académico tenemos a toda una generación de jóvenes que actúan presuponiendo que el mundo existe, lo que es indemostrable”, decía ayer la ministra de Educación, Isabel Celaá.

“Es necesario que nuestros jóvenes perciban la frustración de la existencia cuanto antes y abandonen toda esperanza porque Dios ha muerto”, agregó la ministra.

Todos los grupos parlamentarios, incluido el PP, consideran que la asignatura de Filosofía debe recuperar protagonismo en la educación para que los ciudadanos sean consciente de que solo somos un accidente sin propósito alguno y que no hemos venido al mundo con ninguna finalidad, “por lo que nada importa”.

“Los españoles siempre han sospechado que madrugar, trabajar, ayudar al prójimo, acudir a votar, manifestarse o estar indignado no sirve para nada y con tres cursos de Filosofía los españoles tendrán la certeza absoluta de ello”, argumentaba ayer Celaá, ilusionada por la posibilidad de que la recuperación de la materia haga que los españoles comprendan su insignificante lugar en el devenir del tiempo.

El propio Pedro Sánchez, presidente del Ejecutivo, se ha pronunciado sobre este tema recordando que “es fundamental que los ciudadanos no esperen nada de la vida y, en particular, de este Gobierno”.

Educación confía en que, para 2025, todos los estudiantes españoles sepan que la tristeza, la frustración y, en última instancia, el suicidio, son la única respuesta lógica y racional a todo.