En una sucesión de acontecimientos que en absoluto tiene que ver con la anulación de la decisión que obligaba a los bancos a pagar el impuesto de hipotecas, la sede del Tribunal Supremo ha recibido esta mañana más de 70 cuberterías nuevas, altavoces bluetooth, tabletas, televisores de plasma y patinetes eléctricos, según han informado diversos medios. “Estos obsequios para nada tienen que ver con el proceder ordinario del tribunal”, ha declarado esta mañana el presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, mientras procuraba que no se le cayeran las cucharillas del postre de su bolsillo derecho.

“Esto es de una oferta que luego uno no sabe ni cómo darle uso”, ha dicho en referencia a los diversos objetos que tenía alrededor.

Según los jueces, así como los bancos agasajan con “regalos absurdos” a sus potenciales clientes sin que éstos dejen ello influya en sus decisiones, con las autoridades ocurre lo mismo. “Es más una molestia que otra cosa y no dejamos que determine las decisiones que tomamos, que al final se basan en el sentido común y no en las cuatro chorradas que te regalan”, ha dicho Lesmes.

Desde las entidades bancarias han explicado también que las cuberterías y objetos de electrónica enviados no están directamente vinculados a la decisión de la semana pasada de dejar en suspenso la resolución del impuesto de hipotecas sino que “son la oferta estándar teniendo en cuenta el programa de puntos de fidelidad al que están suscritos sus señorías”.