Canción Triunfo va viento en popa y no solo cosecha grandes éxitos de audiencia sino que poco a poco va haciéndose hueco en la historia del cine. Son pocos los que se resisten a comparar algunos de sus personajes con figuras de la talla de Darth Vader, Charles Chaplin o Winston Churchill. ¡Así se las gastan los pequeños pupilos de la canción ligera de Canción Triunfo de este año!

Empecemos por lo importante, empecemos por los Javis: han estado de visita esta semana en la Escuela Canción y han hecho llorar a todo el mundo. “Ahora me voy a meter en tu cerebro y voy a trajinar unos tornillos que desatarán todas tus emociones”, dijo Javi 1. A continuación Javi 2 puso sus manos sanadoras sobre el cuello de una concursante y ésta recordó todos los traumas de su pasado y estuvo llorando toda la tarde. “Ahhhh, ahhhh me ahogo”, dijo una de las concursantes (Cecilia 154). “Eso es bueno, eso es tu cuerpo curándose”, dijo uno de los javis (1 o 2).

“Ahora vamos a vomitar todos en este cubo, que será el cubo del mal rollo, y luego tiraremos el cubo por el retrete y ya no habrá mal rollo en Escuela Canción”, dijo Javi 2.

“No seas hijo de puta, hay que liberarse”, dijo Javi 1 a un concursante (Cecilia 3) que se negó participar en la terapia de grupo “purificadora”.

“Hay que purificarse y ahora vamos a incendiar la escuela porque el fuego todo lo purifica como explican unos psicólogos muy buenos que hemos leído en Internet”, dijeron los javis.

¡Cuánta emoción!!!

Vamos con la gala: Cecilia (Dave) y Cecilia (África) son los nuevos nominados de Canción Triunfo 2018. La vergüenza caerá sobre sus familias, que se verán obligadas a abandonar el pueblo durante unos días dejando atrás todas sus posesiones.

La próxima semana uno de ellos abandonará Escuela Canción, y ya sabemos los títulos de los temas que han elegido para defender su permanencia en el programa: Cecilia (África) cantará “Uooo, uooo, Me gusta Valle-Inclán” de Ariana Grande, mientras que Cecilia (Dave) ha elegido ponerle música a un discurso de Pedro Sánchez sobre el roncanrol.

Cecilia (Dave) fue nominado con su versión de “El vaixell petitó” de Camarón. Si bien es cierto que el jurado ha valorado positivamente la actitud festiva y alegre que ha transmitido en su actuación, Rosana ha dicho que el motivo principal de su nominación es el hecho de encender una hoguera en medio del escenario, lo que ha puesto en riesgo a mucha gente.

“Contigo me pasa una cosa curiosa… tienes una gran voz, una voz preciosa, pero cuando cantas yo no te escucho, me pongo con el Whatsapp y eso es culpa tuya”, la dijo Martos a Cecilia (África), justificando su nominación.

“Si cierro los ojos y no os veo… ¿Os podré oír? ¿Escucharéis mi canción?”

Profesores y jurado se han mostrado un poco decepcionados con el nivel de los concursantes en la gala de esta semana y han decidido reunirse con los padres para una tutoría individual.

“Estoy hasta la polla de que todos se llamen igual, es un lío y obliga a decir dos nombres a la vez”, se quejó otro miembro del jurado.

En la primera valoración del jurado, los nominados junto a Cecilia-Dave y Cecilia-África han sido Cecilia-María y Cecilia-Joan Garrido. Cecilia-María ha sido salvada por los profesores de la Academia usando sus cartas-comodín y una fianza de 6000 euros.

Por su parte, los concursantes han salvado a Cecilia-Joan Garrido, que además ha hecho uso de la “pizarra de salvación” y de un arma que tenía en la guantera. “Aquí no se mueve nadie, nadie… Estoy muy nervioso… Quiero un helicóptero y si yo no me salvo, no se salva nadie”. Finalmente pudieron negociar con él los javis, que le hicieron llorar.

Por su parte, Julia Gómez Caro ha valorado a Joan, que ha interpretado “My Sweet Caroline (Pussy)”, canción del musical La la la Niña. Gómez Caro, como profesional del teatro musical, ha recomendado a Joan que “cuando se canta musical hay que cantar no solo con la boca, sino también con el cuerpo”.

“¿Con el ano?”, ha respondido Joan. Y sí, era eso justo a lo que se estaba refiriendo el profesor, que ha procedido a enseñarle vídeos de Youtube de gente que toca la flauta con sus ventosidades. “Fíjate, fíjate qué timbre… eso en un escenario lo peta”, decía el profesor.

El Señor Matías, el concursante más veterano del concurso, sigue creyendo que está en la cola de la Seguridad Social y anoche apenas cantó porque se encontraba muy mal.

Lo peor de la noche, sin duda, la rata muerta que había en un lado del escenario y que los concursantes se limitaron a ir apartando con el pie. Al final tuvo que ser Rosana la que se atreviera a cogerla de la cola y lanzarla lejos. Lástima que fuera a última hora y ya estuviera todo perdido.