Tras ver el precio de los libros de texto del nuevo curso, unos padres de Madrid han concluido que tal vez merezca la pena que su hija repita curso y pueda seguir usando los libros del curso anterior, según han informado fuentes cercanas a la familia. “Este curso te ha ido muy bien y te ha gustado mucho, así que te vamos a dejar repetirlo”, le dijeron ayer Antonia Guzmán y José López a su hija María, de 11 años, que se verá obligada a hacer quinto de nuevo.

“Ella quiere pasar de curso porque todos sus amigos lo hacen y siempre les imita en todo pero nosotros creemos en la disciplina”, insiste el padre, que lamenta que su hija ni siquiera se sepa de memoria los libros de texto del año pasado. “Costaron un dinero y ni siquiera se los sabe de memoria porque los niños de hoy en día se cansan enseguida de las cosas y solo buscan cosas nuevas con conocimientos curriculares nuevos”, argumenta.

“Y la novedad por la novedad es tontería”, añade el padre.

“Las cosas que han ido bien hay que repetirlas”, argumenta también la madre, que le ha recordado a su hija que sacó un siete en un examen y quizá “con una nota tan mediocre” no es buena idea pagar por nuevos libros que quizá no entienda.

Finalmente, según las fuentes, los padres le han pedido a la niña que describa exactamente qué es lo que no le gusta de los libros que tiene ahora, pues se los regalaron con mucho cariño. La intención del matrimonio es que su hija repita curso cuatro años más hasta que tenga la edad legal de trabajar y pueda pagarse los libros ella misma.