Aunque se esté a kilómetros de distancia, la frase “Uy, pero si ya te veo, venga, cuelgo, hala, hala…” es la más empleada por los ciudadanos españoles para concluir una conversación telefónica, sin importar el tema del que se esté hablando o si se está o no en el mismo lugar que el interlocutor, según ha revelado un estudio del Instituto Nacional de Estadística.

“Doy a entender que vamos a seguir hablando en persona inmediatamente después de colgar, por lo que no tiene sentido seguir hablando por teléfono, pero cuando la otra persona descubre que no es así, ya es demasiado tarde”, explica Juan López, de Lleida.

“A veces estoy hablando con mi madre sentado en el sofá de casa y cuando me he cansado de hablar le digo que ya está, que ya la estoy viendo y no hace falta seguir hablando y cuelgo”, explica Sara Gutiérrez, de Alcorcón. “Lo que pasa es que, lógicamente, no la estoy viendo porque yo estoy en mi casa y ella en la suya pero ya hemos dejado de hablar, que es lo que importa”.

Según el Instituto Nacional de Estadística, las cinco principales frases que utilizan los españoles para colgar el teléfono son las siguientes, y pueden ser pronunciadas en cualquier momento:

“Oh, espera, ya te veo, venga, cuelgo”.

“Eh… uf, mira… ¡Oh, si ya te veo! Sí, sí, sigo en Alemania pero… venga, hablamos ahora”.

“Ah, sí, mira, ya está, ya está… Hala”.

“Cuelgo, que me verás enseguida… Sí, en tu casa, sí. Sí, estoy aquí al lado, ya lo verás. Tú cuelga, que yo te prometo que nos vemos ahora y… Hala, venga, a tomar por culo”.

“Oh, estoy aquí, a tu lado… qué tonto. No tiene sentido seguir hablando usando un aparato tecnológico pudiendo mirarnos a los ojos como personas que están en la misma situación… Sí, sí, estoy a tu lado, justo aquí, ahora me verás… Sí, sí, te lo juro”.