En cuanto nació su hijo en el año 1983, Miguel Fonseca, un vecino de la localidad de Jaén, decidió que quería hacer algo especial, así que durante 35 años se sacó una foto con él cada día. Desgraciadamente, la pasada tarde, cuando se disponía a ver lo mucho que habían cambiado padre e hijo en este tiempo, comprobó que nunca le puso carrete a la cámara y que ninguna de las instantáneas quedó registrada.

El padre se ha mostrado abatido por todo el tiempo invertido en balde. “Era el proyecto de mi vida, soñaba con que mi hazaña se hiciera viral durante unas horas en Internet y que incluso saliera en las breves de los informativos”, reconoce todavía muy disgustado. “Espero que mi hijo sepa perdonar que no haya podido compartir sus primeros 35 años de vida con millones de desconocidos”, añade.

Para enmendar su error, Miguel Fonseca se ha sacado hoy una foto con una cámara digital al lado de su hijo. Su intención es recrear las 12.775 tomas anteriores utilizando Photoshop. “Puedo rejuvenecer a mi hijo y hasta cambiar su tamaño, no está todo perdido”, celebra.

Además de sacarse fotos con su hijo durante 35 años, Miguel también se dedicó a sacar fotos de su mujer con su hija, pero al comprobar si había puesto carrete en esa otra cámara se dio cuenta de que en todas las fotos tapó a su hija con su dedo. “En lugar del crecimiento de una niña al lado de su madre, se ve el envejecimiento de una mujer al lado de un dedo gigante cada vez más amarillo por el tabaco”, ha lamentado su esposa.